Monseñor Adolfo Rodriguez Vidal, Ingeniero Naval

Mons. Adolfo Rodríguez Vidal nació en Tarragona (España) el 20 de julio de 1920 en una familia cristiana de cuatro hermanos, hijos de Adolfo Rodríguez y Mercedes Vidal. Estudió Ingeniería Naval en Madrid. En 1940 conoció a San Josemaría Escrivá de Balaguer, Fundador del Opus Dei, y ese mismo año se incorporó al Opus Dei. Terminada la carrera universitaria trabajó como ingeniero.

Fue ordenado sacerdote el 25 de abril de 1948 por Mons. Leopoldo Eijo y Garay, Obispo de Madrid-Alcalá. En 1965 se doctoró en Derecho Canónico en la Universidad de Navarra.

En los primeros días de marzo de 1950 viajó a Chile, enviado por San Josemaría, para comenzar la labor de la Obra en este país. El día 5 de marzo llegó a Santiago y, por la tarde, fue a rezar a la Virgen del Carmen, dejando en sus manos los frutos de su labor apostólica. Fue Consiliario del Opus Dei desde 1950 a 1959 y desde 1966 a 1988. Entre los años 1958 y 1965 desempeño el cargo de Delegado del Opus Dei para varios países de América Latina.

Asesor de la Acción Católica Universitaria en Santiago, Profesor en la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Chile, de la Universidad Católica y en el Instituto Politécnico Militar, y, desde 1968, Abogado ante el Tribunal Eclesiástico de Santiago. También ocupó diferentes cargos en la Conferencia Episcopal de Chile.

Tuvo una profunda vida interior. Hombre de oración larga y penitencia continua y alegre, cultivó una gran devoción a la Santísima Eucaristía. Amó entrañablemente su sacerdocio y dedicó mucha horas atender confesiones. Muchísimas personas buscaban su consejo espiritual. Predicador incansable de la Palabra de Dios, dirigió muchos retiros espirituales para sacerdotes, personas casadas y estudiantes universitarios. Desarrolló una profunda y extensa labor pastoral de formación doctrinal y dirección espiritual con personas variadas. Promovió vocaciones al sacerdocio y también ayudó a numerosas personas a descubrir su llamada a la santidad y al apostolado en medio del las actividades familiares y laborales.

El Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo de Los Ángeles y fue ordenado en la Catedral de Santiago de Chile el día 28 de agosto de 1988. Su lema episcopal fue Non ministrari sed ministrare; no ser servido sino servir. El 1 de febrero de 1994 el Santo Padre Juan Pablo II aceptó su renuncia por motivos de salud. Mons. Rodríguez Vidal falleció después de una larga enfermedad, llevada con admirable paciencia y aceptación de la Cruz, el 8 de noviembre de 2003.

No hay comentarios: